El liderazgo femenino en la industria de la ciberseguridad, inspirador y determinante

  • Por:¬† Natalia Valenzuela Salcedo, Regional Marketing Manager, Trend Micro MCA

La seguridad de los datos e informaci√≥n sensible que es producida cada segundo en el mundo es un tema sobre el que se ha puesto el foco ampliamente en la √ļltima d√©cada, y particularmente desde la llegada de la pandemia que aceler√≥ la adopci√≥n digital, el uso de aplicaciones empresariales y comerciales y; el acceso a m√ļltiples dispositivos, entre otros, no solo para la sostenibilidad de las organizaciones sino tambi√©n desde el √°mbito de la ciudadan√≠a.

La preocupaci√≥n latente -y ahora consciente- sobre el tema, ha hecho que se analice a fondo el talento humano que est√° detr√°s de la ciberseguridad; la forma c√≥mo se desarrolla, su preparaci√≥n y la alta demanda que tiene, pues el d√©ficit actual en esta industria ha demostrado que se necesita aumentar en un 65 % el n√ļmero de profesionales destinados a estas √°reas para garantizar el mantenimiento y seguridad de los activos cr√≠ticos de las organizaciones, as√≠ lo demuestra el m√°s reciente estudio de la fuerza de trabajo de seguridad cibern√©tica publicado en 2021 por (ISC)¬≤ (‚ÄėA Resilient Cybersecurity Profession Charts the Path Forward‚Äô).

Cargos de liderazgo y seguridad

Esa proyección no solo se traduce en que esta sea un área apetecida para los nuevos profesionales, sino que además ha puesto sobre la mesa; una discusión con respecto a la manera en la que se selecciona el talento y cuáles son las tendencias del mercado. Allí, las mujeres se han abierto camino de manera certera y han demostrado que, aunque tienen una menor representación total frente a los hombres (25 %), son quienes puntean en las gerencias y los cargos de liderazgo.

‚ÄúEn comparaci√≥n con los hombres, un mayor porcentaje de mujeres profesionales en ciberseguridad est√° alcanzando; puestos como Directora de Tecnolog√≠a o chief technology officer (7% de mujeres frente a 2% de hombres), Vicepresidenta de TI (9% vs. 5%), Directora de TI (18% vs. 14%) y ejecutivas C-level (28% vs.19%)‚ÄĚ, especific√≥ el estudio con enfoque de g√©nero realizado tambi√©n por (ISC)¬≤, ‚ÄėWomen in Cybersecurity. Young, educated and ready to take charge‚Äô (2018).

Además de su claro alcance en posiciones de primera línea, la investigación también arrojó datos significativos sobre su preparación académica: el 52 % de las mujeres en esta industria tienen estudios de posgrado, frente a un 44 % de los hombres; y sobre su edad: 45 % son millennials frente a un 33 % de los hombres. Adicionalmente, logró establecer que dan un mayor valor a los estudios de posgrado relacionados con seguridad cibernética o temas afines (28 % vs. 20 %) y que obtienen más certificaciones en ciberseguridad. 

Efectos positivos en el mercado

Lo anterior ha tenido un efecto positivo en el mercado: las mujeres que han llegado a esas posiciones de liderazgo han inspirado a otras a seguir sus pasos. En 2021, por ejemplo, las mujeres tuvieron tasas más altas de ingreso o conversión a este tipo de trabajo desde iniciativas de autoaprendizaje y fueron también las que más buscaron una preparación en ciberseguridad para conseguir un empleo; demostrando que esta es una opción para quienes incluso no cuentan con estudios de pregrado en esta línea.

Con miras a impulsar esta constante preparaci√≥n Trend Micro y la Organizaci√≥n de Estados Americanos (OEA) en Am√©rica Latina; han venido adelantando una importante iniciativa, a trav√©s de su workshop OEA Cyberwomen Challenge, que el a√Īo pasado lleg√≥ a su cuarta edici√≥n y a trav√©s del cual se ha fortalecido y preparado el talento femenino en ciberseguridad en pa√≠ses como Chile; Panam√°, Guatemala, Colombia, Argentina, Honduras, Costa Rica, Paraguay, Uruguay, M√©xico, Per√ļ, Ecuador y Rep√ļblica Dominicana.

Este tipo de formatos han permitido que las mujeres refuercen habilidades específicas relacionadas con la investigación de incidentes; los procesos de análisis y respuesta, seguridad en la nube y migración de aplicaciones a través de un entendimiento de cómo operan los hackers; preparándolas así para enfrentar, liderar y solucionar un posible escenario real de un ciberataque.

Empoderamiento e inclusión

La continuidad de esta iniciativa le apuesta principalmente al empoderamiento, la inclusión, el cierre de la brecha de género; (que sigue siendo muy alta para esta industria) y la preparación de profesionales calificadas que se sumen y además puedan llegar a liderar equipos de ciberseguridad, logrando aportar positivamente a ese 65%; que todavía está en déficit en el total de la fuerza de trabajo en materia de ciberseguridad requerida en el mundo.

Y es que hoy, tanto mujeres como hombres se encuentran en igualdad de capacidades para poder desarrollar las mismas funciones en¬† el campo de la ciberseguridad. Sin embargo, a√ļn queda un camino largo por recorrer no s√≥lo en t√©rminos de participaci√≥n y representaci√≥n; sino tambi√©n en cuanto a la brecha salarial existente -otro aspecto que han evidenciado los estudios.

No obstante, cabe resaltar el gran camino que las mujeres han trazado con su presencia en la industria y con el impacto que han alcanzado de sus posiciones de liderazgo en sus equipos de trabajo, dejando en claro que es momento de continuar impulsando; iniciativas y programas que promuevan, preparen e inspiren la participación femenina en la industria de la ciberseguridad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: